es | en | fr | de | pt | tr | ru | it

Información técnica

Acabado Superficial y recubrimientos de protección

 

Recubrimientos y acabados de aspecto.
Recubrimientos de Sufrimiento de aplicación galvánica o química.
Procesos de pasivación o creación de una superficie exterior no reactiva.

 

 

ACABADO SUPERFICIAL Y RECUBRIMIENTOS DE PROTECCIÓN

Para mejorar el comportamiento de todas las piezas a la intemperie, tanto durante el periodo de almacenamiento como durante el tiempo en el que permanecen al aire libre en la aplicación donde hayan sido utilizadas, se utilizan diversos recubrimientos de protección o tratamientos de superficie. Estos tratamientos, se aplican en base a procesos o especificaciones estándar dentro del ámbito de mercado de los elementos de fijación.
Atendiendo al tipo o naturaleza de la protección tenemos tres tipos de recubrimientos:

 

Recubrimientos y acabados de aspecto.


Este tipo de recubrimientos están orientados fundamentalmente a proveer de un aspecto determinado a las piezas, como color o brillo. En este grupo se sitúan los recubrimientos de:

 

  • Lacado.

Consiste en el pintado de las piezas fabricadas en aluminio, acero o acero inoxidable. Se utilizan pinturas de naturaleza epóxica sobre una preparación previa de la superficie, preparación que varía según el tipo de material sea aluminio, acero o acero inoxidable. Estos recubrimientos, sin ser recubrimientos de protección, aportan una protección suplementaria al ser la superficie pintada poco reactiva a los procesos de corrosión bimetálica o galvánica.

 

  • Pulido.

Es un proceso de acabado de la superficie para obtener una superficie brillante y homogénea, utilizado fundamentalmente en piezas de aluminio y acero inoxidable. Este tipo de acabado se utiliza en materiales que ofrecen una gran resistencia a la corrosión como el aluminio y el acero inoxidable. En el caso del acero inoxidable suele ir acompañado de un proceso de pasivación que disminuye la reactividad del acero inoxidable en exposiciones a corrosión galvánica.

Recubrimientos de Sufrimiento de aplicación galvánica o química.
 

En este grupo incluiríamos aquellos recubrimientos en los que se deposita, sobre la superficie del metal base con el que está fabricado el remache, otro metal para retrasar la llegada de la corrosión al metal base. Estos recubrimientos son de aplicación galvánica o química. El tiempo total que son capaces de retrasar la corrosión en el metal base depende fundamentalmente de la composición del recubrimiento y del espesor aplicado que se mide en micras (0,001mm.).
Todos estos recubrimientos tienen adicionalmente una capa exterior que protege a su vez al recubrimiento de sufrimiento de iniciar su propia corrosión. Esta capa exterior recibe el nombre de “pasivado”. Estos recubrimientos se ensayan en cámaras que simulan condiciones agresivas de corrosión a la intemperie llamadas “Cámaras de Niebla Salina”.
Entre estos recubrimientos de sufrimiento podemos destacar:

 

  • Los Cincados galvánicos,

En este tipo de recubrimiento el metal que compone la capa de sufrimiento es el Cinc. Los cincados galvánicos son los más extendidos y existen diversos pasivados que les confieren distintas resistencias, fundamentalmente en la llegada a corrosión blanca (oxidación del cinc). A partir del inicio de la corrosión blanca, la mayor o menor duración de la protección dependerá directamente del espesor del recubrimiento. En este tipo de recubrimientos y dependiendo del tipo de pasivación y espesor, se garantizan desde 48h en cámara de corrosión hasta las 380h. Los tipos más habituales en esta clasificación son:

  • Los Cincados con pasivación transparente o iridiscente exentos de Cr VI (Cromo hexavalente).
  • Los Cincados con pasivación o acabado en negro exentos de Cr VI (Cromo hexavalente).

 

 

  • Recubrimientos de aleados de aplicación galvánica.

Son recubrimientos en los que la capa de sufrimiento se compone de dos o más metales. El objeto de estos recubrimientos es ralentizar todavía más la llegada de la corrosión al metal base, ralentizando la velocidad de corrosión de la capa de sufrimiento mediante la combinación de varios metales. Este tipo de recubrimientos ya se sitúa en lo que denominaríamos resistencias medio-altas a la corrosión. En este tipo de recubrimientos los más difundidos son:

  • El recubrimiento de Cinc-Hierro. Este recubrimiento ofrece resistencias estándar en cámara de corrosión hasta las 480h. Los acabados de este tipo de recubrimiento son también transparente, iridiscente o en color negro, en ambos casos exentos de Cr VI.
  • El recubrimiento de Cinc-Niquel. Este recubrimiento ofrece resistencias estándar en cámara de corrosión hasta las 1000 horas dependiendo del tipo de pasivado aplicado, siendo un tipo de recubrimiento de amplia utilización en aplicaciones del automóvil y exposición a la intemperie.

 

  • Recubrimientos no galvánicos de sufrimiento.

Estos recubrimientos son de aplicación química y pueden realizarse sobre base de acero o aluminio. Su característica fundamental es que se componen de polvo o laminas de un metal de sufrimiento, normalmente cinc, junto con un componente “ligante” que las mantiene unidades y formando una capa homogénea y resistente, después del proceso de “fijación”. También reciben el nombre de recubrimientos orgánicos. 
 

  • Existen varios tipos de estos recubrimientos como DeltaSeal, Delta Protekt, Delta Tone, Geomet etc. Las resistencias típicas de estos recubrimientos en cámara de corrosión van desde las 360h. hasta las 720h.

Procesos de pasivación o creación de una superficie exterior no reactiva.


Estos procesos no son en el sentido estricto un recubrimiento, sino un tratamiento de la superficie del metal para conseguir una capa de protección que lo hace relativamente inerte. Un ejemplo muy claro de esto es el aluminio que al entrar en contacto con el aire se oxida superficialmente formato una capa exterior muy fina y transparente de Alúmina (Al2 O3). Esta capa constituye una protección bastante efectiva en las condiciones normales en las que se utilizan las fijaciones de aluminio, otro ejemplo muy claro de estos es el del acero inoxidable en el que la oxidación de su contenido de cromo le protege de la corrosión. Para potenciar estas capas pasivas o inertes existen procesos que incrementan el espesor las mismas para conferir a los metales tratados menos reactividad en condiciones más agresivas, medios ácidos o agua de mar. Destacamos dos procesos típicos en los remaches y otros elementos de fijación:

  • La anodización del Aluminio, consiste en incrementar la capa de óxido natural normalmente hasta las 20 micras con lo que se incrementa la resistencia natural a la corrosión del aluminio de una manera muy importante. En este proceso de anodización se pueden obtener acabados en color, los más habituales son el natural (color resultante de la capa anodizada) y el negro, aunque pueden obtenerse otros colores.
  • La pasivación del acero inoxidable, consiste básicamente en un proceso en el que se descontamina la superficie del acero inoxidable de cualquier partícula metálica que pueda iniciar una corrosión bi-metálica en la superficie, para posteriormente fomentar a través de un proceso químico la creación de una capa de más espesor de óxido de cromo de la que se crea de forma natural, para de esta forma conseguir una menor reactividad del acero inoxidable ante todo tipo de agentes ambientales.


En la siguiente tabla les presentamos una guía para ayudar a seleccionar el acabado o el recubrimiento protector más apropiado para su aplicación particular.

  Condiciones de corrosion Cromo hexavalente Resistencia a la temperatura Apariencia
Recubrimientos y acabados de aspecto.        
Lacado (Aluminio) No Moderado Según Color

Pulido (Aluminio, Cobre)

No Moderado El del Metal
Recubrimientos de Sufrimiento.        
Cincados galvánicos        
Cincados con pasivación transparente No Moderado Gris-Gris Iridiscente
Cincados con pasivación o acabado en negro No Moderado Negro
Cincados con pasivación especial a No   Según Pasivado
Recubrimientos de aleadplicación galvánicaos de a.        
Recubrimiento de Cinc-Hierro. a No Moderado Gris-Mate
Recubrimiento de Cinc-Hierro acabado en negro a No Moderado Negro-Mate
Recubrimiento de Cinc-Niquel No Bueno Gris
Recubrimiento de Cinc-Niquel acabado en negro No Bueno Negro
Recubrimientos no galvánicos de sufrimiento.        
Delta Seal Gris (Metal Base Aluminio) No Moderado Gris-Plata
Delta Seal Negro (Metal Base Aluminio) No Moderado Negro-Mate
Procesos de pasivación.        
Anodización del Aluminio No Moderado Plata o Negro
Pasivación del acero inoxidable No Bueno Sin Cambio

 

Simbolo  

Significado
Ligero
Moderado
Severas

Muy  Severas
BRALO en el Mundo BRALO en el Mundo BRALO en el Mundo
Contactar con BRALO

Milanos, 12 P.O. Box 100

Pol.Ind La Estación

28320 PINTO (Madrid)

Tel. : (34) 916928285

Fax.: (34) 916921007

Información general: bralo@bralo.com

 

Ventas: sales@bralo.com

Supply Chain: supplychain@bralo.com

Localizacion BRALO
  es | en | fr | de | pt | tr | ru | it
© COPYRIGHT 2011. BRALO